Me llamo Ana y soy enfermera, una maravillosa profesión, no siempre bien valorada, que he ejercido, creo que puedo decir que muy dignamente, durante más de 20 años, los 14 últimos en paliativos y en el turno de noche.

Desde hace algo más de un año, quizás porque soy una persona con inquietudes, quizás por tener tres hijos a los que atender, empecé a darle forma a la idea de dejar ese trabajo y hacer algo que también ayudase a las personas en el aspecto de la salud y que mejorase su calidad de vida.

Siempre fui muy sensible con todo lo que se refiere al cuidado de nuestro planeta, me asusta el pensar en qué estado se lo vamos a dejar a nuestros hijos, a nuestros nietos. En casa siempre hemos intentado producir el menor número de residuos posible, separarlos adecuadamente, etc.

Pues bien, de todo esto y del hecho de habernos venido a vivir a El Pardo, luego explicaré por qué, nació la idea de poner una tienda ecológica. Idea que hoy ya está llevada a cabo con la apertura de EcoPardo.

En un principio pensé en una tienda de alimentación, con productos ecológicos, a granel, sin recipientes de plástico, pero poco a poco según me fui metiendo en el tema, fui viendo que había otros muchos artículos que también iban a ayudar a hacer nuestra vida y nuestro entorno mucho más saludable. Productos de limpieza, de higiene y de cosmética, comprados a granel y no envasados, algo tan simple como ambientadores, desodorantes, antimosquitos o champús en pastilla… En fin, una larga lista de más de trescientos productos que podréis consultar aquí, o comprobar en persona si os acercáis  a la tienda, que de veras merece la pena.

No voy a decir que no me importe obtener un beneficio económico,  evidentemente con el tiempo espero recuperar lo invertido, hacer frente a los gastos y que me quede algo para vivir, pero no es ese el único fin, de hecho comprobareis que posiblemente sea, si no la más, sí una de las más baratas de todo Madrid, con el fin de que, sin pretender tener el mismo precio que un supermercado no ecológico, porque es imposible, si sea asequible al mayor número de personas posible.

Y aquí viene la explicación de que me animase el hecho de vivir en El Pardo. El Pardo es como un pequeño pueblo, al final acabamos conociéndonos todos, los niños van a un mismo cole, juegan juntos , los padres se reúnen, tenemos un entorno envidiable, monte, río…

Todas estas circunstancias hacen que pueda darle forma, o más bien intentarlo, a mi idea global. Quiero que todos nos impliquemos en el proyecto, que todos nos acostumbremos a no utilizar plásticos, por lo menos los de un solo uso, a llevar nuestros envases a la compra, que ni niños ni mayores arrojen desperdicios al suelo, que todos reciclemos, reutilicemos, consumamos la menor energía posible, en fin, que convirtamos El Pardo en lugar sano e idílico. No es misión de días ni posiblemente de años, pero puedo aseguraros que es mi intención llevar a cabo todo aquello que esté en mi mano para conseguirlo.

Para ello necesito y solicito vuestro apoyo y colaboración. Por supuesto viniendo a comprar a la tienda, pero también secundando todas aquellas propuestas y sugerencias que desde aquí os vaya haciendo. Igual que yo estoy impaciente de escuchar vuestras ideas y hacer de todo esto un proyecto común de presente y de futuro.

GRACIAS

Comments(01)

  1. Clara Corrales 02/05/2020

    Gracias Ana, es tanto lo que significa este proyecto. Me encantará verlo crecer y desarrollarse. A todos nos va a hacer mucho bien y al planeta más.

Deja un comentario