Es bien sabido que desde hace unos años las personas están cada vez más interesados en el cuidado de su piel.

Cada semana aparecen multitud de productos que con componentes extraordinarios son capaces de hacernos aparecer como jóvenes y con una piel perfecta sea cual sea nuestra edad, usando para ello cremas de día, de noche, para antes de o para después de y algunas de ellas con precios francamente muy asequibles.

Ahora bien, también es cada vez más frecuente que nos fijemos en la composición y principios activos de estos productos. ¿Por qué?  Pues porque nuestro organismo no solo absorbe nutrientes a través del aparato digestivo si no también a través de la piel, ¡que para eso es el órgano más grande del cuerpo!. En muchas ocasiones estas cremas llevan una cantidad mínima del producto activo beneficioso para nuestra piel y una gran cantidad de otros componentes que usados como carga, colorantes, aromatizantes o para conseguir una mejor textura, reducir su coste y/o alargar su duración, son perjudiciales para nuestro organismo e incluso para el medio ambiente.

Por todo esto, es más que recomendable el uso de la cosmética natural y ecológica, es decir, aquella que solamente contiene productos de origen vegetal sin ingredientes químicos como el alcohol o que provengan del petróleo.

A la hora de adquirir un producto de cosmética no debemos fiarnos de que nos lo vendan como un producto natural ya que, aunque efectivamente lo contenga, el resto de sus ingredientes pueden no serlo y en este caso ya no será ni natural ni ecológico.

Los cosméticos naturales y ecológicos cuidan y mejoran la salud de nuestra piel y no producen reacciones alérgicas, además no son testados en animales ni suelen utilizar envases plásticos, es decir, son respetuosos con nuestra salud y con el medio ambiente.

En EcoPardo podrás encontrar cremas para la cara, manos o pies, champús, cremas hidratantes sólidas, bálsamos, contorno de ojos, etc, totalmente naturales y ecológicos, y a unos precios muy asequibles. Tan naturales que hasta podrías comértelos, aunque no te lo recomendamos, con excepción del aceite corporal erótico por supuesto.

El mismo consejo debemos dar para las cremas medicinales destinadas a calmar dolores musculares o de articulaciones o a curar rojeces y pequeñas quemaduras, siempre en lo posible, debemos buscar productos estrictamente naturales.

Deja un comentario