A poco que procuremos estar informados de cómo van las cosas por este planeta, sabremos que el hambre en el mundo afecta cada vez a un mayor número de personas y que, curiosa e incomprensiblemente, alrededor de la tercera parte de los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician.

Este desperdicio de alimentos no es atribuible únicamente al consumidor, pero sí lo es en parte. En países poco desarrollados, la falta de buenos medios de transporte o las malas condiciones de conservación hacen que muchos de los alimentos producidos ya no lleguen al consumidor, por el contrario en países, digamos del primer mundo, esta pérdida se produce en gran medida en el último tramo, es decir, a nivel de consumidor.

En la actualidad tanto los gobiernos u organizaciones como la FAO están llevando a cabo medidas para atacar este problema. Y nosotros ¿qué podemos hacer?.

Sabemos que debemos consumir productos de calidad, ecológicos, que hayan sido producidos en un entorno próximo (para evitar el transporte y el uso de conservantes y cámaras frigoríficas), y adquirirlos en el pequeño comercio de nuestro barrio.

Todo esto debería llevar asociado un cambio de mentalidad a la hora de hacer la compra. No vayamos con una idea preconcebida de lo que vamos a adquirir, hagamos uso de eso que hoy está tan de moda en muchos restaurantes y que llaman la cocina de mercado. Esperemos a llegar a nuestra pequeña tienda y miremos que es lo que nos ofrecen hoy, no es necesario que compremos para toda la semana como cuando vamos a un gran centro comercial. Puesto que lo tenemos cerca, compremos tres o cuatro veces a la semana, y compremos aquello que sepamos que vamos a consumir ya. No le demos la oportunidad de que se estropee o caduque.

Aún así, en EcoPardo, sabemos que es imposible saber de antemano la cantidad de fruta y verdura que se va a vender cada día, y por lo tanto el evitar que se produzcan desperdicios.

Por todo esto y dentro de nuestra lucha por conseguir un mundo mejor y más sano, hemos decidido que todos los días, de 19:30h a 20h, pondremos a la venta y a muy bajo coste, productos aptos para el consumo, pero que no están en perfectas condiciones, o bien que tienen una caducidad próxima.

No lo dudéis y siempre que os sea posible aprovechar estas ofertas, las frutas servirán para hacer riquísimas macedonias, helados, zumos o batidos, las verduras para purés, revueltos, salteados, guisos… Todos saldremos ganando, incluido nuestro querido planeta, porque no se habrán consumido para nada, energía, semillas, agua para el riego o el trabajo de muchas personas y vosotros habréis ahorrado un dinerillo y estaréis consumiendo productos no tratados con pesticidas, que llevan en cámaras a saber cuánto tiempo y que han recorrido cientos de quilómetros hasta llegar a vuestras manos. Seamos racionales e inteligentes a la hora de hacer nuestra compra.

Deja un comentario